lunes, 8 de julio de 2013

BIZCOCHOS MARROQUÍES

    Esta semana nuestro post esta dedicado a la maravillosa repostería conventual que tenemos en esta nuestra ciudad y más concretamente se lo vamos a dedicar a los bizcochos del Convento de las Marroquíes. Bizcochos que a mi parecer son muy típicos y están, por que no decirlo divinos.

   Estos deliciosos bizcochos sabemos que son hechos por unas monjitas de la orden de Concepcionistas Franciscanas de las cuales en Écija ya solo quedan dos y octogenarias, pero también hay que decir que los bizcochos ahora mismo están siendo fabricados por monjitas trinitarias que además están en el convento para cuidar de las hermanas concepcionistas franciscanas hasta que nos digan hasta pronto.



LEYENDAS SOBRE EL ORIGEN DE LOS BIZCOCHOS.

        Estos bizcochos tienen leyendas y cuando me refiero a leyendas quiero decir que cuentan los ecijanos dos versiones sobre la llegada de los bizcochos a Écija.

        Una de ellas es la siguiente: las hijas de D. Cristóbal Marroquí, recibieron la receta del abuelo, quién la obtuvo de algún obrador árabe, cuando este caballero combatió en la reconquista de Granada. Al parecer Marroquí, tenía fama de ser un gran aficionado al dulce, tanto que al ser tomada Granada por las tropas cristianas, este caballero ecijano lo primero que hizo fue visitar obradores árabes de esta especialidad y obtener recetas de maestros árabes en la materia. Una de ellas es la del célebre bizcocho que aún podemos paladear.

        Y la otra de ellas sería la marquesa de Valdetorres, en ocasión de hallarse cierto día en su casa-palacio, tuvo la aparición de la Santísima Virgen y le encomendó que se apartase del mundo y dedicase su vida a la oración y culto, en un convento donde figurase una imagen que representara la forma y el modo en que se le había aparecido. Inmediatamente la Marquesa, abandona Navarra y comienza un largo peregrinaje por la multitud de conventos de monjas de España. Llegada a Andalucía, una de las últimas ciudades que visita es Écija y recorre todos los conventos. En ninguno de ellos, se representa la aparición que tuvo la dicha de ver. Igual resultado daba su visita al Convento de la Santísima Trinidad, conocido por los Marroquíes y cuando ya iba a retirarse del mismo tan noble dama, una de la novicias del convento indicó a la Superiora:
-Madre por qué no le enseñamos la Virgen pequeñita que está en el Noviciado.-
Se la enseñaron, y al momento cambió su semblante con lágrimas en los ojos reconoció en tan pequeña escultura de la Inmaculada Concepción la misma visión que hacía algún tiempo había tenido.

       Inmediatamente, ingresó en el Convento de las Marroquíes con sus cuatro doncellas, tomando el hábito el 4 de Diciembre de 1.751, y en él reside, hasta la fecha de su muerte, que ocurre el día 4 de Enero de 1.772. Según la tradición de las monjas, fue esta Marquesa de Valdetorres, la que enseñó a la comunidad entre otras recetas, la de los célebres “BIZCOCHOS MARROQUÍES”, que aún se conserva, igual que ella lo enseñara, como también se conserva la imagen a raíz de los hechos que pasó al refectorio posteriormente con gran cariño donde recibe culto, está en un nicho de una de las habitaciones del convento.

RECETA

        A continuación y tras mucho investigar hemos encontrado una receta de estos bizcochos que podría ser la auténtica receta pero a mi parecer creo que seguro que algo le falta aunque os invito a todos a realizar la receta que describo:

Ingredientes:

230 gr. de azúcar
12 yemas de huevo
1 huevo entero
58 gr. de almidón tostado (maicena tostada en una sartén bien seca)
Para glasear:
460 gr. de azúcar
Agua
Canela o cacao, al gusto (opcional)

Elaboración:

      El bizcocho se hace en dos tiempos: se bate la clara del huevo con el azúcar y se levanta con unas gotitas de limón, se le añaden entonces todas las yemas de huevo batidas y se va envolviendo. Se calienta suavemente (mejor al baño maría para no estropear las yemas) y antes de que cuaje se retira. Aquí dice la receta que hay que añadir otro huevo, pero no está en la lista de ingredientes. Hay que volver a batir y entonces, poco a poco, se le añade la harina de maíz tostada.
Es el momento de forrar un molde con papel de cocina o papel parafinado, volcar la masa, meter en el horno con los fuegos de arriba y abajo encendidos y esperar a que cuaje.
Se sacan, se desmoldan y se glasean.
El glaseado no tiene ningún misterio: azúcar, agua, fuego y que no se "empanice".
Este bizcocho es muy cremoso (casi no es bizcocho), de un espectacular amarillo intenso, y ligeramente tostado por fuera. Se tienen que conservar en el frigorífico, pero duran muy poco tiempo.

        Aunque  los ingredientes que las monjas dicen utilizar son sólo
-       Almidón de trigo
-       Azúcar 
-       Huevo.


ENTREVISTA A LAS MONJAS DEL CONVENTO DE LAS MARROQUÍES.

   Para terminar deciros que hemos podido hablar con una de las monjas del convento de las Marroquíes y a la cual le hemos hecho una pequeña entrevista y en la que nos ha comentado la historia, la receta y demás curiosidades sobre el bizcocho, que a continuación transcribimos.

    Sobre la historia de los bizcochos nos dice que fue Mónica Antonia Garnica y Córdoba de buena familia, de la que se obtuvo el origen de los bizcochos Marroquíes que tenía un gran ingenio gastronómico. Así desde el siglo XVIII se han realizado  dichos bizcochos.

En cuanto, a si faltarán algún día las hermanas concepcionistas franciscanas nos aclararon que la receta no la pasarán a nadie hasta que el Arzobispo diga otra cosa y las carmelitas trinitarias ya no estén aquí. No obstante, mientras que estén las trinitarias seguirán haciendo los bizcochos y lo realizarán  en este convento de forma exclusiva. Nos aseguraron que solo se hacen en Écija y que de Écija no saldrá la misteriosa receta.

También me contaron que los bizcochos los realizan durante todo el año pero que cuando más los venden es en el período otoño-invierno.

En cuanto a la receta me dijeron que permanecerá secreta y que solo nos podía decir que se usa almidón de trigo, azúcar y huevo para su elaboración. Y que el procedimiento nadie lo puede ver ni mucho menos podía decírnoslo porque Dios lo ha inspirado para este convento. Por lo tanto, nadie puede ver el proceso de elaboración tanto es así que ni sus propias hermanas lo ven ya que cuando lo elaboran lo hacen bajo llave.


Desde aquí agradecer a las hermanas Concepcionistas Franciscanas y Carmelitas Trinitarias su colaboración para la elaboración de este artículo tan desinteresadamente.



BIZCOCHOS MARROQUÍES (MARROQUIES’ CAKES) RECIPE AND INSTRUCTIONS

Ingredients:
230 gr. sugar
12 egg yolks
1 whole egg
58 gr. roasted starch (toast cornflour on a dry frying pan)

For glazing:
460 gr. sugar
Water
Cinnamon or cocoa, to taste (optional)

Preparation:

      First, beat the egg whites with sugar and rise them with a few drops of lemon juice, then add all the egg yolks. Gently heat (
heat in a water bath in order not to spoil the yolks) and put it away before it sets. Here the recipe says to add another egg, but this is not in the ingredients list. You have to beat again and then, little by little, add the toasted cornmeal.
Next, it's time to line a mould with kitchen paper or wax paper, pour the dough, place in the oven fires up and down on and wait until set.
Then put them away from the oven, remove them from their mould and finally glaze them.
The glazing is not a mystery: sugar, water, fire and avoid them to become bread-like.

This cake is very creamy (almost not a cake), it shows a spectacular deep yellow, and slightly toasted on the outside. It must be kept in the refrigerator, but they last a very short time.

        Nuns only recognize to use these ingredients:
- Wheat starch
- Sugar
- Eggs


 




5 comentarios:

  1. Exquisitos los bizcochos Marroquies, no he comido nada igual !!!!!

    ResponderEliminar
  2. No hay ningún bizcocho comparable a este en sabor y textura.¡Están divinooooosssssss!

    ResponderEliminar
  3. Riquísimos y deliciosos estos bizcochos hechos con todo el cariño de las monjas

    ResponderEliminar
  4. Estos dulces conventuales son uno de los mejores recuerdos que os podéis llevar de Écija, no olvidéis ir a comprarlo cuando paséis por nuestra ciudad.

    ResponderEliminar
  5. Riquisimos a mi me encantan desde siempre y muchas veces lo elegi para hacet regalos especiales de lo esquisitos que son

    ResponderEliminar